pdf

DANZA PARA TODOS LOS GUSTOS

Entre abril y junio, nuestra temporada continúa con un programa en el que el ballet cobra más protagonismo que nunca. Viajaremos por toda Europa para disfrutar de las mejores compañías de danza, de solistas de primer nivel y de escuelas muy diversas. Habrá cabida para coreógrafos contemporáneos, empezando por Matthew Bourne (‘Las zapatillas rojas’, 28 de abril desde Sadler’s Wells; una adaptación del famoso melodrama de Powell y Pressburger) y culminando con Angelin Prelocaj, creador de ‘Le parc’ (16 de junio, desde París), la historia de un amor a primera vista, con música de Mozart. Pero también recordaremos a maestros clásicos como Marius Petipa, creador junto a Chaikovski de ‘El lago de los cisnes’ (en directo desde el Royal Ballet de Londres el 19 de mayo).

DOBLETE DE KAUFMANN, ANIVERSARIO DE SALZBURGO

Probablemente la voz lírica más solicitada del planeta sea Jonas Kaufmann. El tenor de Múnich, tan versátil como carismático, brilla en casi cualquier repertorio. En nuestras salas volveremos a disfrutarlo esta primavera, y por partida doble. Primero, como el poeta protagonista de ‘Andrea Chénier’ (12 de mayo), la tragedia verista de Umberto Giordano, desde Baviera. Más adelante, como Radamés en la ‘Aida’ de París (2 de junio), acompañado de otras dos estrellas como la soprano Sondra Radvanovsky y el barítono Ludovic Tézier. Sin movernos de la capital francesa, el 21 de junio veremos en directo ‘Platée’, la genial comedia de Rameau, con el tenor Lawrence Brownlee travestido como la ninfa protagonista. Y entre medias, la ‘Elektra’ de Strauss en el centenario del Festival de Salzburgo (26 de mayo).

Nuestras Sesiones de Ópera y Ballet

Música en la gran pantalla

Cine y ópera están más vinculados de lo que parece. En los siglos XVIII y XIX, las creaciones de Mozart o Rossini cumplían la misma función que hoy las películas: entretener al público. Asombrar con efectos escénicos, intrigas, romances apasionados. Con el tiempo, adquirió un tinte intelectual, incluso elitista. Pero en pleno siglo XXI, el cine rescata a la ópera y la renueva. La gran pantalla nos introduce de lleno en la acción, los primeros planos nos hacen enamorarnos de los cantantes, los movimientos de cámara dinamizan, el sonido en estéreo nos envuelve. Y en el intermedio brindamos con cava. Como en el teatro. Pero para todos los bolsillos.

¡Disfruta de unos primeros planos increíbles!