portada-warren-vd.jpg

Señoría, soy inocente: maté a la víctima porque me poseyó el diablo

archivado en: Estrenos, Promoción
En la tercera entrega de ‘Expediente Warren’, saga creada por James Wan, el matrimonio de investigadores paranormales afronta su caso más controvertido

Poco a poco los títulos comerciales vuelven a las salas tras más de un año de retrasos cinematográficos. El primer gran lanzamiento de terror de 2021 continúa la saga Expediente Warren. Se trata del tercer capítulo centrado en el matrimonio de investigadores de sucesos paranormales, si bien el universo creado por James Wan se ha expandido también en otras direcciones y líneas de tiempo: La monja, en los años 50, o Annabelle y sus secuelas, en los 70. Aquí, Ed y Lorraine Warren se enfrentan en los años 80 a su caso más complicado: un hombre acusado de asesinato se declara inocente y alega que estaba poseído por el diablo. Ellos deberán demostrar que dice la verdad.

Con las dos primeras entregas de la serie, The Conjuring y El caso Enfield, el prolífico James Wan (Insidious, Saw) marcó época en el género de terror sobrenatural gracias a su dominio de la atmósfera y sus argumentos inspirados en hechos reales. En Obligado por el demonio -que se proyecta desde este viernes en nuestras pantallas-, toma el testigo Michael Chaves, que ya estuvo tras la cámara en La Llorona. La crítica elogió su trabajo de puesta en escena, así como la fotografía de Michael Burgess, que repite aquí. El guión lo firma David Johnson, autor de la primera Expediente Warren, de la serie The Walking Dead y de Aquaman.


Por lo demás, todo sigue como siempre: una temática siniestra sobre las fuerzas del Mal, una ambientación oscura, golpes de efecto, elevada tensión que desemboca en sustos demoniacos (jump scares)… sin olvidar la química entre sus dos protagonistas, Vera Farmiga (Up in the air) y Patrick Wilson (Juegos secretos).


Comparte en redes sociales